Qué es

Esquema funcionamiento ISCO
Esquema funcionamiento ISCO

 

LA OXIDACIÓN QUÍMICA IN SITU o ISCO (ISITU CHEMICAL OXIDATION) ES UNA TÉCNICA

PARA DESCONTAMINAR SUELOS IN SITU.

- ¿QUE HACE? Reducir las concentraciones de los contaminantes existentes en suelos

   y/o aguas subterráneas a niveles aceptables para el medio ambiente.

- ¿EN QUE CONSISTE? En lavar el suelo y extraer los contaminantes del mismo.

- ¿COMO SE HACE? Se inyecta un líquido (agente oxidante) en el suelo, que atraviesa

  su masa y provoca la destrucción química (oxidación) de los contaminantes

  convirtiéndolos en compuestos más pequeños y menos peligrosos. Estos se 

  extraen hasta la superficie para ser tratados.

 

LA TECNICA EN PROFUNDIDAD

http://lifediscovered.es/content/cats/44/iscours2.jpg

El comportamiento de un contaminante en el suelo, así como la efectividad de una tecnología de remediación, están determinados por una serie de factores que interactúan de manera compleja y que dependen de las características propias del contaminante, así como de las del subsuelo.
Para la selección de una tecnología con buenas perspectivas de éxito es indispensable considerar tanto las propiedades del contaminante como las del emplazamiento contaminado.

 

Para su aplicación en el terreno se realizan las siguientes FASES:


1. SELECCIÓN DE LA ZONA DE ACTUACIÓN E INFRAESTRUCTURAS BÁSICAS: El éxito de la técnica depende de su lugar de aplicación. Así mismo y si no se disponen ya, en la zona seleccionada se deben ejecutar sondeos y pozos para inyectar, extraer y monitorear la operación.


2. INYECCIÓN: Tras la perforación de sondeos, se inyecta en un pozo la solución con un agente oxidante que rompe los enlaces C-C de los compuestos orgánicos. La destrucción química por oxidación de los contaminantes los transforma en compuestos menos dañinos y/o más fácilmente tratables.


3. RECIRCULACIÓN: La oxidación de los contaminantes depende del tiempo de residencia del oxidante en el subsuelo. Cuando el tiempo de contacto de la solución con el sustrato contaminado se considera suficiente ésta se extrae por otro pozo y si se considera necesario se vuelve a introducir, recirculándola hasta que la capacidad de oxidación del agente oxidante disminuye.


4. EXTRACCIÓN: Cuando el efecto oxidante se agota, la solución se extrae definitivamente y se gestiona en una depuradora mediante el tratamiento adecuado al contaminante objetivo.


5. MONITORIZACIÓN: El seguimiento de parámetros como el potencial de oxidación-reducción, la conductividad, temperatura o las concentraciones de los contaminantes objetivos, oxidante y subproductos resulta fundamental al inicio, final y durante el desarrollo de la técnica.